jueves, 5 de junio de 2014

¿Qué hacer con una escala de 4 o 5 horas en Chicago?

¡Hola! Hace poco escribí una entrada sobre qué hacer si se tiene una escala de X cantidad de horas en Chicago, donde mencionaba que lo ideal sería tener al menos 8 horas para que valga la pena.

Sin embargo, después de haber visto una pregunta en Trip Advisor y ponerme a meditar al respecto, puede que si haya una alternativa para quienes viajan desde Midway en vuelo nacional y tienen mínimo unas 4 o 5 horas de escala. Esto nos dejará al rededor de una hora para pasear, lo cual es bastante alocado, pero podría funcionar.

Esto es exclusivo para quienes viajan de Midway, no se lo recomiendo a nadie que esté volando desde O'Hare. Esto es porque la línea azul del metro es mucho más complicada: la línea es subterránea, las estaciones muchas veces están bastante escondidas (¡yo todavía batallo para encontrarlas!), en general están más retiradas de los sitios de interés y el trayecto al aeropuerto es más largo.

La línea naranja de Midway no tiene esos problemas: las estaciones simpre están visibles porque son elevadas (basta con ver las vías para saber hacia dónde está la estación), si haces el recorrido por el río y Michigan Ave siempre estarás a máximo dos o tres cuadras de la siguente estación; además, aun si tomas el metro en la dirección equivocada, ese mismo tren te llevará a Midway sin necesidad de transbordar.

Una nota general: no te sugiero tomar taxi porque, aparte de que pagarás bastante, lo más que te ahorrarás serán unos 15 o 20 minutos, pero si hay tráfico tardarás incluso más de lo que tomaría llegar en metro.

 Asi que bien, ¡aquí vamos! Puedo mencionar dos opciones.

La primera es ir directo de Midway al Museum Campus y la otra es recorrer el Loop en "L" y hacer una caminata de unos 15 minutos por el río.


Museum Campus 

Torre Willis Sears desde Museum Campus
Vista desde Museum Campus


Lo lindo del Musuem Campus es que tiene una de las vistas más bonitas de la ciudad. Lo malo es que tomarás la foto y tendrás que volver de inmediato al aeropuerto y no tendrás oportunidad de ver la ciudad de cerca. De cualquier modo, si lo que más te interesa es la foto, esta es una excelente opción.

En mi entrada "Cómo ir al Museum Campus desde el aeropuerto" incluyo todos los detalles. Ahí sugiero caminar al Museo Field y tomar otras fotos desde su terraza, pero en tu caso, dado que tienes el tiempo muy medido, me limitaría a tomar las fotos desde el Planetario y de ahí volver a la estación del autobús.


Recorrido en "L" y caminata por el río

Chicago Riverwalk
Chicago Riverwalk


La otra opción sería hacer el recorrido del Loop en metro y, si tienes tiempo, podrías bajarte a caminar por el río unos minutitos.

Si quisieras ver la ciudad desde el metro pero te da miedo perderte, ¡descuida! La línea naranja es un circuito así que el tren que tomas del aeropuerto a la ciudad será el mismo que te llevará a Midway de regreso sin necesidad de transbordar. El Loop empieza adelantito de la estación Roosevelt. El recorrido total de Midway hasta Midway (sin bajarte del metro) te tomará al rededor de 1:15.

Si te quieres bajar a caminar por el río entonces toma el metro y presta atención a la ciudad a partir de la estación Roosevelt, el Loop empieza donde el metro da la vuelta. Sigue en metro hasta la estación Clark & Lake. Ahí sal del metro y camina media cuadra hacia la derecha (vas hacia el oeste), llegarás a la calle LaSalle. De ahí puedes tomar una bonita foto del CBOT.

Ahora da vuelta a la derecha y estarás en Wacker Dr que es la calle del río. Camina hacia la derecha y disfrútalo! Te tomará unos 15 minutos llegar al puente de Michigan Avenue. No tendrás tiempo de ir a visitar nada, pero desde ahí puedes ver los edificios Wrigley y Tribune y el inicio de la Mag Mile. Después de la foto da vuelta a la derecha (no vayas a cruzar el río) y camina hasta la calle Randolph (dos cuadras, es justo donde empieza Millenium Park).

Aqui tendrás que revisar tu reloj, volver a Midway desde cualquiera de los siguientes puntos te tomará unos 40 minutos.

Si ya se te acabó el tiempo, camina al "L", desde la esquina verás las vías elevadas, no hay pierde.Si todavía tienes unos 20 minutos, puedes entrar al Cultural Center a ver los domos de Tiffany (esta en la equina frente al parque) O (nota que es "o" asi que elige una opción) puedes ir a visitar Macys que está una cuadra más arriba. El techo de mosaico de Tiffany está sobre el área de perfumería. ¡Presta atención a tu reloj! Después de eso, derechito al "L" ¡o se te irá el avión! Recuerda que la estación está sobre la calle Randolph.

Mosaico de Tiffay en Macys State St
Mosaico de Tiffany en Macys de la calle State
 Si al llegar a Randolph tienes todavía una media hora para pasear, puedes cruzar la calle hacia Millenium Park y visitar el Bean (Cloud Gate), el Pritzker Pavillion y la fuente Crown. El parque termina en la calle Madison, de ahí puedes caminar a la estación del "L" sobre la calle Madison.

Crown Fountain
Fuente Crown
 
Si todavía tienes unos 10 minutos, puedes caminar sobre Michigan a la entrada del Art Institute y tomarte la foto con los leones de la entrada. De ahí sigue caminando y llegarás a la esquina de la calle Adams, a una cuadra estará la estación del "L". ¡Esta es la última estación dentro del Loop! Así que si piensas seguir paseando, considera que tendrás que regresar a este punto a como de lugar. Si te pasas, tendrás que caminar ¡20 minutos! para llegar a la estación Roosevelt.
 

Pues bien, éstas son las sugerencias que tengo para quienes tienen muy poco tiempo pero mueren por ver algo de Chicago. Espero que les sean de utilidad y si álguien se anima a hacer uno de los recorridos, ¡no dejen de contarme cómo les fue!
 

¡Felices viajes!

viernes, 30 de mayo de 2014

Como ir a Museum Campus desde el aeropuerto

Si te gustan las vistas panorámicas ¡vámonos al Museum Campus! 

Vista de Chicago desde Museum Campus
Vista de Chicago desde Museum Campus

El recorrido total te debe tomar al rededor de 3 a 4 horas.

Si vienes de Midway, bájate en la estación Roosevelt. De ahí puedes caminar hacia el museum campus (20 minutos) o tomar el autobus 146 con dirección Museum Campus (5 minutos). La otra opción es que dediques unos 15 o 20 mintuos a hacer el recorrido del Loop completo. A mi me encanta porque como el metro es elevado puedes apreciar detalles de los edificios que no se ven a nivel de calle. Si quieres hacer esto, quédate en el metro hasta la estación Adams & Wabash (el Loop empieza a partir de la estación Roosevelt). Cuando salgas de Adams & Wabash camina hacia la calle State (busca el letrero del restaurante Berghoff y camina hacia allá). Toma el autobús 146 hacia Museum Campus.

Si vienes de O'Hare bájate en la estación Jackson. De aquí también te voy a llevar a la calle State para tomar el autobús 146, pero primero quiero señalarte que estás en una de mis intersecciones favoritas. A tus espaldas estará el edificio Monadnock y a media cuadra tienes la plaza Daley con la escultura del Flamingo, edificios de Mies Van Der Rohe, el Marquette building y la torre Sears al fondo (oficialmente se llama Willis, pero nunca la llames así porque los locales se enojan). Encontrarás más información de estos edificios en la opción "Me interesa la arquitectura". ¿Ves la torre Sears ? Dale la espalda y camina una cuadra, así llegarás a la calle State. Toma el autobús 146 con dirección al Museum Campus. 

El autobús 146 te dejará en la parte de atrás. Camina hacia el Planetario, es una de las mejores vistas. De ahí camina hacia el museo Field y busca las escaleras para la entrada (¡pero no te subas!, no lo vamos a visitar). De ahí dale la espalda y camina al final de la terraza (sin bajar más escaleras). Ese es mi otro punto favorito para las fotos.

En este punto deben haber pasado ya unas dos horas y media o tres desde que saliste del aeropuerto. La siguiente parada dependerá del tiempo que tengas disponible:

Si ya tienes que volver a Midway: Camina o toma el autobús 146 de regreso a la estación Roosevelt. Desde ahí te tomará al rededor de 1 hora llegar al aeropuerto (45 minutos de trayecto, más 10 o 15 para caminar del CTA al aeropuerto). Si tienes unos 20 minutos de sobra, puedes hacer el recorrido del Loop que te mencioné en el inicio. Desde aquí es muy cómodo porque no tendrás que cambiar de tren. Toma el que vaya con dirección Loop y ese mismo te llevará hasta a Midway. 

Si ya tienes que volver a O'Hare: Regresa a la parada del autobús 146 (atrás del Field Museum) y tomalo de regreso al Loop. Bájate en State & Adams y en contraesquina de la parada verás un centro comercial (hay un Starbucks en la esquina). Entra al centro comercial, busca las escaleras, baja y por ahí verás los letreros que te llevan a la línea azul del metro. El viaje desde Museum Campus hasta O'Hare te debe tomar al rededor de una 1:15, pero calcula 1:30 por cualquier cosa.
Ahora, si todavía tienes tiempo suficiente para pasear puedes irte a Millenium Park o a hasta la torre Hancock. 

Si tu destino será Millenium Park, puedes caminar hacia Lakeshore Drive (la calle grande que va junto al lago), pasarás por debajo de un puente y llegarás a Columbus Drive. Ahí puedes tomar el autobús 6 o J14 hacia el Loop. Bájate en el Art Institute, tómate una foto con los leones de la entrada, y luego cruza la calle y ya llegaste a Millenium Park. Te tomará al rededor de 30 minutos.
Para la torre Hancock puedes tomar el autobús 146 en el mismo lugar donde te bajaste (atrás del Field Museum) y ese te llevará directo a la torre. Te tomará al rededor de 45 minutos.

¿Qué hacer si tengo una escala de "X" horas en Chicago?

¡Hola! He recibido algunas preguntas de viajeros que tienen una escala de 5, 8, o 9 horas en Chicago y se preguntan si es tiempo suficiente para visitar la ciudad.

En mi opinión, debes tener mínimo 8 horas de escala para que valga la pena. Entre traslados desde y hacia el aeropuerto y llegar con 2 horas de anticipación a tu vuelo se pierden 4 horas, así que te quedarán solo 4 horas para pasear. Con 6 o 7 horas podrías tal vez tomar un taxi o contratar un guía privado, pero yo no te recomendaría la aventura por tu cuenta porque un errorcito ¡te puede costar el vuelo!

Para aquellos que se aventurarán a conocer Chicago durante su escala, ¡aquí está la información!

El primer paso evidentemente es llegar a la ciudad. En este link encontrarás las instrucciones para irte del aeropuerto al centro de Chicago por transporte público.

El siguiente paso será decidir qué tipo de recorrido prefieres. Cada cabeza es un mundo así que he tratado de escribir una entrada para diferentes intereses. Si ves que puedes hacer clic sobre el título quiere decir que la entrada ya está lista. Si no hay enlace, ¡todavia no he hecho mi tarea!

Ahora, antes de empezar, quiero señalar algo importante sobre los tiempos de los recorridos. NO estoy incluyendo el tiempo para volver al aeropuerto. Si el recorrido dice 3 horas, súmale una hora y cuarto u hora y media para que puedas volver con calma. Esto es porque quiero que todos los recorridos terminen o empiecen en Millenium Park o la torre Hancock y así sea fácil combinarlos y dar las referencias sobre cómo volver a los aeropuertos.

Ahora sí, haz clic en la opción que más te interese:

- Me gustan las vistas panorámicas
- Me interesa la arquitectura
- Me gustan las alturas
- Me interesa la Magnificent Mile
- No me interesa la ciudad, ¡yo solo quiero ir de compras!



jueves, 6 de marzo de 2014

Del aeropuerto al centro de Chicago por transporte público

¡Hola a todos! Con la primavera a la vuelta de la esquina empiezan a llegar los viajeros a Chicago y ésta parece ser una pregunta muy frecuente: ¿cómo me voy del aeropuerto a Chicago por transporte público?

Afortunadamente, tanto Midway como O'Hare están conectados a la ciudad por la red de metro. No es un metro precisamente bonito, pero es eficiente y seguro. 

El pasaje del aeropuerto a la ciudad cuesta 5 dólares, y si lo tomas de la ciudad al aeropuerto cuesta sólo $2.25. En la entrada de la estación hay varias taquillas automáticas donde puedes comprar tu "Chicago Card". Las máquinas no dan cambio, pero puedes pagar con tarjeta de crédito o débito. Conserva tu "Chicago Card", pues puedes recargar crédito y si pagas con ella tienes derecho a transbordos por 25 centavos (sin la tarjeta tendrás que pagar la tarifa completa de 2.25 por cada vez que uses el metro o 2.00 por usar el autobús).

Una nota importante para quienes traen equipaje: ¡hay que caminar! No pasarás frío, ni te mojarás con la lluvia porque todo está techado. Además hay bandas y escaleras eléctricas para que no te canses tanto, pero ten en cuenta que tendrás que caminar entre 5 y 15 minutos para llegar a la estación.


Desde el aeropuerto de Midway (MDW):

El recorrido hasta el centro te tomará al rededor de media hora. La frecuencia de los trenes generalmente es de 10 a 15 minutos, pero en horas pico pueden pasar cada 5 minutos. El primer tren sale a las 4 de la mañana (4:30 en fin de semana) y el último es a la 1:00 am. Te recomiendo verificar que esta información siga vigente visitando la página de la estación Midway de CTA.

La estación del metro ("L", CTA, o como quieras llamarlo) está pasando los estacionamientos. En este mapa, es la parte naranja de abajo que dice "CTA Orange Line Station".


Mapa del aeropuerto de Midway (MDW)
Mapa del Aeropuerto de Midway (MDW)

Si vienes de Midway estarás en la línea naranja que va elevada y entra al Loop. Sin duda te darás cuenta cuando hayas llegado al centro de Chicago. La primer estación es Harold Washington Library y la última es Adams & Wabash.



Desde el aeropuerto de O'Hare (ORD):

El recorrido al centro te tomará al rededor de 50 minutos. Hay trenes disponibles las 24 horas, la frecuencia es en promedio de 10 minutos, pero de las 12 de la noche a las 4 de la mañana es de 15 minutos. Puedes verificar que siga siendo válida esta información en la página de la estación O'Hare de CTA.

La estación se encuentra en la terminal 2. Hay un tren gratuito en el aeropuerto que conecta todas las terminales. Cuando llegues a la terminal 2 busca los letreros que digan CTA, Public Transportation o Trains to the City. Si no ves ningún letrero, busca el hotel Hilton, el pasillo que te lleva a la estación está muy cerca de ahí. Prepárate para caminar unos 10 minutos. 

En este mapa, ¿ves las 4 "P" que indican estacionamientos? ¡En medio está el pequeño ícono de CTA! El caminito azul es la línea del metro.


Mapa del aeropuerto de O'Hare (ORD)
Mapa del aeropuerto de O'Hare (ORD)



Cuando entres a la estación verás que hay dos vías y en ocasiones hay trenes en ambos andenes, pero siempre hay un letrero que dice "Next train" e indica el tren próximo a salir. No te preocupes por la dirección, todos te llevan al Loop, solo que unos llegan un poco más lejos que otros.

Si vienes de O'Hare estarás en la línea azul que es subterránea, así que tienes que prestar más atención ¡para que no pases Chicago sin darte cuenta! La zona del Loop empieza en la estación Clark & Lake y termina en la estación LaSalle.




Finalmente, el servicio de taxis en Chicago no es caro. Un pasaje del Loop a la torre Hancock cuesta alrededor de 6 dólares. Si traes equipaje y no quieres batallar, puedes tomar el metro a la estación más cercana a tu hotel y de ahí puedes tomar un taxi. Los taxis te cobran una tarifa fija de servicio (el "banderazo"), mas una cuota por pasajero adicional (no pasa de un dolar por persona). Si el taxista te ayuda a subir tu maleta lo habitual es dar propina de un dolar por cada maleta. Así que seguramente pagarás más de los 6 dólares, pero aún así sigue siendo accesible y puede que te ahorres unas cuantas ampollas.

Espero que les sea de utilidad esta información y si hubo algo que olvidé mencionar, no duden en dejarme sus comentarios.

¡Feliz viaje!

Marcela Abrach

miércoles, 15 de enero de 2014

Accesorios para viajar en invierno



Hola! Lo prometido es deuda, así que hoy les estaré dando mis consejos acerca de los accesorios que no debe faltar en su maleta si van a visitar Chicago en invierno, aunque en realidad aplica para cualquier viaje invernal.

Puede sonar como algo muy básico, pero tener los accesorios ideales puede hacer una gran diferencia y ser de gran ayuda para que puedas disfrutar tu viaje. Si tienes presupuesto limitado para comprar tu equipo de invierno, te sugiero que inviertas en un buen gorro, guantes, calcetines y botas, y dejes la chamarra en segundo lugar. Sé que suena como una locura, pero toma en cuenta que en el torso y en las piernas puedes ponerte varias capas a la vez, trata de hacer lo mismo con las manos y verás que no es tan fácil. Aun si logras ponerte dos pares de guantes, estarás cortándole la circulación a tus dedos y solo lograrás ¡tener más frío!

Además, una persona sabia me dijo en una ocasión que la gripe entra al cuerpo por la cabeza o por los pies. ¡Así que más vale mantenerlos calientitos! Además, no importa cuántas capas de ropa te pongas, si tienes frío en los pies, tendrás frío en todo el cuerpo. Pero el tema de los pies es digno de otra entrada, por ahora hablemos de los... 



ACCESORIOS


http://fashionblogmexico.com/accesorios-otono-invierno/




Los lentes o gafas ideales para el invierno

En Chicago las temperaturas del invierno son agresivas, ¡pero los días son esplendorosos! Eso sí, cuando todo esta cubierto de nieve y el sol brilla en todo su esplendor... ¡tus ojitos pueden sufrir! Por eso nunca debes olvidar tus lentes, además de que te protegerán también del viento.

Aquí esperarás que te diga lo lógico: procura que tus lentes te cubran lo mejor posible, ¿verdad? ¡Pues no! Si he aprendido algo en este último invierno fue eso, ¡no todos los lentes son adecuados para esta temporada! Observa estos lentes:


¿Cuáles crees que son los mejores para el invierno? Yo te diría que los de arriba. ¿Por qué? Imagina que metes estos lentes al congelador, los dejas ahí unos 10 minutos y luego te los pones. Los dos modelos de abajo no tienen almohadillas para la nariz, así que todo ese plástico o metal helado estará descansando sobre tu nariz. Los de arriba, en cambio, tienen esas almohadillas que mantienen el armazón retirado de tu nariz, no se enfrían tanto como el plástico rídigo o metal, y es probable que ayuden a que el armazón no se recargue en tus mejillas.

Tip: si tus lentes son de pasta (plástico, celulosa, o como quieras llamarle) y después de haber leído lo anterior sabes que te harán sufrir, pero no puedes vivir sin ellos... ¡el micropore es tu amigo! Con dos o tres capas de micropore sobre el armazón se solucionan las molestias. Recórtalo para que quede de mismo grueso que tu armazón y cubre todo el puente (la "U" invertida que va sobre tu nariz). Si lo haces con cuidado nadie notará que tus lentes tienen un "parche" ¡y tu nariz te lo agradecerá! Aquí un ejemplo de cómo quedaron los mios:

Una ocurrencia para no sufrir en invierno



Los guantes

Primero debo confesarte que los típicos guantes tejidos son mejor que nada, pero no te servirán de mucho.

Necesitarás guantes que eviten que se filtre el viento, pueden ser de tela impermeable (el tejido debe ser muy cerrado), gamuza o piel (los de piel son sin duda los mejores, aunque también los más costosos).

Idealmente, busca aquellos que tengan forro térmico. La marca más conocida para esto es Thinsulate de 3M. Se refiere a un aislante que ayuda a retener el calor del cuerpo, pero tiene la gracia de ser muy delgado y de mantenerse seco (permite que se evapore la humedad).

Aqui hay un ejemplo de los guantes ideales:

Guantes de piel con forro de Thinsulate

Pueden parecer costosos y sí, la verdad es que guantes como estos cuestan entre 25 y 70 dólares, pero si eres flexible con los colores puedes encontrarlos en tiendas de saldos como Marshalls, Ross, TJ Max y Burlington (todas en State St o Michigan Ave) rondando los 15 a 25 dólares.

¡Una nota muy importante! Si acaso piensas meter tus manos en la nieve (hacer monitos, aprender a esquiar o cosas similares) necesitas que sean impermeables. No subestimes el frío, si tus guantes se mojan esa agua se puede congelar y junto con ella tus dedos. ¡No es broma!


Gorro (¡o un elegante sombrero!)

Hay miles de estilos y todos pueden funcionarte bien, así que solo te compartiré mis experiencias:

  • Si piensas comprar un gorro de lana, primero póntelo y mantenlo en tu cabeza por unos tres a cinco minutos. Yo tuve uno que era grueso y muy calientito, pero después de algunos segundos ¡era una picazón tremenda! No lo tiré porque era muy calientito, así que la solución fue ponerme un gorro abajo para evitar el contacto directo con mi frente y asunto arreglado.
  • Elige un gorro que te cubra perfectamente las orejas, de lo contrario tendrás que conseguir unas orejeras.
  • Quien busca, ¡encuentra! Mi gorro favorito tenía forro de Thinsulate y lo amaba con locura (lo acabo de perder hace un par de semanas). Lo mejor es que no son nada caros, ¡los tienen en amazon en menos de 5 dólares!
  • Otra opción para aquellos amantes de la moda y el buen vestir, es un sobrero de lana. Son muy calientitos y lucen muy elegantes. ¡Quiero uno como el de la foto!
Gorro con forro Thinsulate
Sombrero de lana

Y esto concluye el capítulo sobre los accesorios más importantes para este invierno en Chicago. Espero que te hayan sido de utilidad, sea para comprarlos o elegir las mejores opciones que tienes ya en tu armario. Próximamente prepararé otras entradas para hablar sobre la ropa.

¡Felices viajes!


jueves, 26 de diciembre de 2013

Crónicas de un vuelo demorado


En la entrada anterior, tips para volar a Chicago en invierno, les dí el consejo de comprar vuelos directos o al menos con conexiones en ciudades que generalmente no suelen tener cancelaciones de vuelos por nevadas o cosas parecidas. Creo que el consejo se explica por si solo, pero si quieren una pequeña anécdota, ¡escuchen (lean) a la voz de la experiencia!

En abril pasado (y sí, escribí ABRIL, ¡ya nisiquiera era invierno!) tenía un vuelo de Chicago a San Diego via Denver. Mi vuelo era hasta las 3 de la tarde, pero como el aeropuerto de Midway nos queda fuera de ruta, lo más conveniente era tomar mi trenecito en Arlington Heights a las 8:30 de la mañana e irme con mi maleta en tren hasta Chicago y de ahí en metro ("L") hasta Midway. Llegué como con cuatro o cinco horas de anticipación, así que me dediqué a recorrer todas las exposiciones que me encontré, creo que leí unas cuantas revistas y no sé qué tanto más hice en esas horas de ocio, hasta que me dirigí felizmente la sala de espera. La sonrisa se me esfumó cuando recibí el aviso de que nuestro vuelo saldría con dos horas de retraso porque el aeropuerto de Denver estaba paralizado a causa de una nevada. Así que podíamos despegar pero no aterrizar y por ello nos teníamos que quedar en tierra. Al menos eso significaba que mi vuelo de conexión también estaría demorado, por lo que de todas formas conseguiría llegar hasta San Diego ese mismo día.

No recuerdo qué hice en esas dos horas, pero volví muy puntualita a las 5 pm para abordar el vuelo. Ahora sí, comenzaron a llamarnos grupo por grupo. Todos tenían cara de fastidio pero ya se sentía alivio en el aire. Yo estaba en el último grupo de abordaje y cuando quedabamos unos diez pasajeros por abordar, nos notificó la chica del mostrador que había cambios y que no abordaríamos hasta dentro de dos horas más. A los pobres pasajeros que ya habían abordado los pusieron de patitas en la sala de espera con todo y su equipaje de mano. Ni modo, seguía la nevada en Denver.

Dos horas después nos llamaron para abordar nuevamente. Estábamos algo incrédulos, pero la señorita del mostrador nos aseguró que había confirmado que el aeropuerto de Denver ya había reanudado operaciones. ¡Yupiiii! Y ahí vamos todos pa'rriba otra vez. Todos los pasajeros acomodaron sus maletas en los compartimentos superiores o debajo de sus asientos, dejamos pasar a los de los asientos de las ventanillas, aguantamos a los niños llorones que no se querían sentar en su lugar, mucha gente ya estaba con el cinturón puesto para despegar y entonces...

"Estimados pasajeros -era el capitán-, el vuelo saldrá con una hora más de retraso". En mi mente ya me imaginaba que volarían insultos, tomates, vómitos de niños, maletas y demás artículos por todo el avión, pero procedió inmediatamente a indicar que Denver, en efecto, había reanudado operaciones, pero ahora había comenzado una tormenta eléctrica en Chicago. Así que ya podíamos aterrizar, pero ahora no era posible despegar.

Así que en una acción casi digna de inspirar una película de Woody Allen, nos pidieron que -nuevamente- abandonaramos la nave. Probablemente como un instinto de supervivencia del personal de tierra (porque el capitán astutamente se encerró en su cabina), esta vez nos permitieron permanecer en el avión, si así lo queríamos, o podíamos volver a la terminal sin necesidad de bajar todos nuestros tilichitos del avión.

Ni modo, a esperar una hora más. Verifiqué mis conexiones, me aseguraron un lugar en el vuelo de las 11 de la noche, pero como tenía solo 20 minutos para conectar, me aseguraron otro lugar en el de las 3 de la mañana. Me baje del avión, ¡el ambiente se sentía saturado de mala vibra! Y como mi pancita comenzaba a tratar de dialogar en voz alta, me fui a comer una sopa a Potbelly (por cierto, ¡altamente recomendable!) y regresé a la sala justo a tiempo. Todos los pasajeros seguían sentados en la sala; no habían llamado al abordaje.

Todavía me mantuve optimista, pues el abordaje no debía tomarnos más de 15 minutos puesto que ya todas las maletas estaban en el avión. Solo era cuestion de entregar el pase, sentarse y ponerse el cinturón. Mantuve las esperanzas por 15 minutos más.

Dadas las circunstancias y los cambios de última hora que hacían, decidí mejor volver a casa y tomar el vuelo dos días después. Inocentemente entré al avión, bajé mi maleta de los compartimentos de equipaje de mano, y comencé a caminar por el pasillo del avión hacia la salida. Después de escuchar algunas expresiones de "¿qué? momento, ¿por qué se va?, ¿se canceló el vuelo? ¡Dios mio!" me di cuenta del susto que le pegué a los demás pasajeros. Ya expliqué que me iba porque ya no alcanzaba a hacer mi conexión, pero hasta donde yo sabía, el vuelo seguía vigente. Posiblemente esa combinación de enunciados salvaron la vida del inocente chico del mostrador, que con su mejor sonrisa tuvo que iniciar su turno con este grupo de pasajeros gruñones.

Y así fue como por primera (y espero que sea la última) vez, el clima arruinó mis planes de viaje. Como una nota importante para aquellos a quienes les aterra volar a Chicago en invierno por miedo a que les cancelen los vuelos, yo he venido unas 10 veces en temporada de invierno y NUNCA he tenido problemas. El caso descrito en esta entrada ha sido el único y fue en abril, cuando ya estaba bien entrada la primavera.

Finalmente, la moraleja de esta historia: un vuelo con escala en el lugar equivocado a la hora equivocada puede llegar a arruinar tu itinerario de viaje. ¡Mejor compra vuelos directos! (o con escalas donde el clima y los aviones están en santa paz.)

¡Felices viajes!

lunes, 23 de diciembre de 2013

Tips para volar a Chicago en invierno

¡Hola! Sé que les debo muchas entradas pero estas últimas semanitas me han mantenido algo ocupada (¡me acabo de casar! ¿Qué tal?), pero aquí estoy nuevamente con ustedes. He visto diversas preguntas sobre qué tan conveniente (o más bien, inconveniente) es visitar Chicago en invierno, por lo que decidí escribir un par de entradas al respecto.

Evidentemente, si tienen la posibilidad de visitar Chicago en cualquier otra época del año, ¡vengan en otra época del año! En mi opinión, la primavera y el otoño son las mejores temporadas, pues en verano hace un calor infernal (cuando yo llegué aquí estaba haciendo más calor que en Mexicali, BC, quienes han oído de Mexicali sabrán bien a qué me refiero) y la ciudad se satura de turistas. En verano la espera para visitar la torre Sears puede ser de más de dos horas (una nota: oficialmente se llama Willis, ¡pero nunca la llamen así frente a la gente de Chicago! Yo cometí ese error una vez y no me quedaron ganas de volverlo a hacer).

Pero si la cuestión es visitar Chicago en invierno o no visitarlo jamás, ¡definitivamente deben venir! Ciertamente hace frío, no les daré falsas esperanzas, pero los días no dejan de ser bonitos; el sol brilla, el cielo está despejado, las fotos salen divinas...

Chicago en invierno por Marcela Abrach
Chicago en invierno

En mi opinión, noviembre y febrero son agradables si vienes bien abrigado; diciembre es muy difícil de predecir pero generalmente también se está bastante bien; enero... ¡ay nanita, enero!, pero si no hay de otra...

Prometo escribirles algunas entradas con lo que no debe faltar en sus maletas si piensan visitar Chicago (o cualquier otra ciudad con clima extremo) en temporada de frío. La verdad es que si traen el equipo necesario no tienen por qué sufrir (demasiado, al menos).

Mi preocupación principal es la cancelación o demora de vuelos por el mal clima. Es una situación que no se puede predecir ni controlar, pero sí puedo darles unos consejos para aumentar sus probabilidades de llegar a Chicago el día que planearon (aunque tal vez sea 20 horas después de lo agendado):

1) Cuando vayan a comprar su vuelo, revisen qué tantos vuelos tiene esa aerolínea para ese día. Recuerden que si hay alguna demora o cancelación, la aerolínea tratará de acomodarlos en los siguientes vuelos. Mientras más vuelos, más probabilidades de obtener un asiento.

2) Si tu plan es viajar en la mañana, elige un vuelo lo más temprano posible. Sí, yo sé que es pesado levantarse a las 4 am para tomar un vuelo a las 7, pero considera que si tu vuelo es a las 7 y es cancelado, la aerolínea tiene como 10 horas para acomodarte en otro vuelo y que llegues a Chicago todavía el mismo día. Si tu vuelo es hasta las 6 de la tarde, la aerolínea solo tendrá unas tres horas y vé tu a saber cuántos pasajeros estén ya en lista de espera.

3) Si tu aerolínea ofrece la opción de tomar un vuelo antes o después o el mismo día (siempre sujeto a disponibilidad), toma esa opción aunque te cueste un poco más. Si para el día de tu vuelo está pronósticado clima conflictivo, al menos tendrás prioridad sobre otros pasajeros que no comrparon esa opción.

3) Compra dos vuelos sencillos (uno para la ida y otro para la vuelta) en vez de un vuelo redondo. Sé que puede sonar algo absurdo, pero veamos si piensas lo mismo después de este pequeño recuento: en alguna ocasión compré un vuelo redondo con American Airlines y desafortunadamente perdí mi vuelo de ida. Entré a Travelocity y descubrí que Continental tenía un vuelo baratísimo y que salía en dos horas. ¡Genial! Por fortuna antes de comprarlo fui al mostrador de American para ver si acaso me podrían acomodar en otro vuelo, ¿y qué creen? Sí, me acomodaban en otro vuelo, sin costo, pero hasta las 3 de la tarde. Le agradecí a la señorita y (afortunadamente) le dije que compraría el vuelo con Continental, a lo que me dijo "noooo, si lo haces así, perderás tu vuelo de regreso." ¿Quéee? Pues sí. Como tenía el vuelo de ida y vuelta, si American Airlines no registraba mi llegada, daban por hecho que no había llegado a Chicago y por lo tanto se cancelaba automáticamente mi vuelo de regreso. Entonces dije "bien, llegando a Chicago me presento en el mostrador de AA y les digo 'hey, aquí estoy' y así me lo respetarán". Ella respondió que sí, así sería, después de que me cobraran 150 dólares por cambiar mi vuelo de redondo a sencillo MÁS la diferencia de tarifa. ¿Pero cuál diferencia de tarifa si tomaré exáctamente el mismo vuelo de regreso? Supéralo, cambios son cambios, y el cambiar un boleto de redondo a sencillo implica pagar la tarifa vigente aunque sea el vuelo que tenías originalmente porque, para ellos, no es el mismo vuelo: tú tenías un vuelo redondo y ahora es sencillo. Para concluir, si decidía irme con Continental, tendría que pagar cerca de 500 dólares para tomar mi vuelo de regreso. Al final me quedé en San Diego hasta las 6 pm y salí en un vuelo de American Airlines para no tener que pagar esas babosadas. ¡Menos mal que fui a preguntar antes de comprar el vuelo de Contiental! ¿Cómo podría haber evitado todo esto? Dando unos cinco o seis clics más al ratón para comprar dos vuelos sencillos en vez de uno redondo (cuando son vuelos domésticos, generalmente te cuesta lo mismo). Ahora, lo más probable es que si la cancelación de vuelos se debe al mal clima, tu mejor opción será esperar a que ellos te acomoden en otro vuelo. Pero si encuentras una salida alterna, ¿no sería bueno no tener que preocuparte por tu vuelo de regreso?

4) Elije vuelos directos o por lo menos con conexiones en puntos donde el clima generalmente no representa un problema. Algunas de las ciudades que me vienen a la mente son Panamá, Miami, Guadalajara y Ciudad de México. ¡Les contaré otra de mis anécdotas en otra entrada!


Estos son los consejos que se me vienen a la mente y en realidad aplican para cualquier vuelo en época invernal (o de tornados en El Caribe, ¿por qué no?) a cualquier ciudad. Es probable que tengan que pagar un poquito más para tener boletos con las características que les he mencionado, pero seguro la diferencia en precios será menor al cobro de una noche de hotel por no cancelar con 24 horas de anticipación, o la tarifa del taxi para volver a casa porque no pudieron salir el mismo día, entre otras cuotas inesperadas que se puedan presentar. Espero que el clima sea amable con ustedes y sus vuelos y estos tips resulten innecesarios, pero un par de precauciones nunca están de más, ¿no creen?

¡Felices viajes y felices fiestas!