miércoles, 28 de agosto de 2013

Tours en Chicago




Chicago es una ciudad que tiene una gran variedad de tours y recorridos turísticos. Sin duda encontrarás aquí alguno que sea acorde a tus intereses.

Aquí te presento la primera parte de los tipos de tours que hay disponibles:

  •  Walking tours (recorridos a pie)

Existe una gran variedad de walking tours tanto por el centro de la ciudad como por los barrios aledaños como Pilsen, Evaston y Oak Park. Los precios dependen de la duración del recorrido y oscilan entre los 15 y 30 dólares. Su su duración es de una a dos horas generalmente.Su principal ventaja es que su costo es accesible y existen muchas temáticas.

También existen varios tours gastronómicos, principalmente para degustar pizzas y cervezas. Su duración aproximada es de 2 horas y el costo va desde los 40 hasta los 60 dólares e incluyen las degustaciones y propinas para los restaurantes anfitriones.

No he podido encontrar un tour en español (¡tal vez debería iniciar uno!) que esté disponible todo el tiempo. El único proveedor que he localizado con este servicio es la Fundación de Arquitectura de Chicago. Ofrecen únicamente un recorrido al mes en español, pero puedes hacer el recorrido con la audioguía cualquier día y a cualquier hora. El único requisito es que te presentes en la oficina antes de las 4 pm y devuelvas la audioguía a las 6 pm. Ciertamente no es tan divertido como tomar el recorrido con un guía de carne y hueso, pero te dará información interesante.
 
Existe además un programa fabuloso denominado Chicago Greeter y su hermano menor Instagreeter, pero ellos ameritan una entrada independiente.


  • Private Walking Tours (recorridos privados a pie)

Es un servicio similar a los recorridos a pie, pero el usuario tiene la posibilidad de elegir el horario y la duración del recorrido. Algunos guías privados incluso ofrecen flexibilidad en el precio dependiendo de las necesidades de los visitantes. La desventaja es evidentemente el costo, y que en ocasiones se deben reservar con cierta anticipación.


  • Running tours (recorridos corriendo)

Los running tours son ideales para quienes disfrutan de salir a correr cada mañana. Varían en distancia, zona y precio. Los más breves recorren una distancia de 5 kilómetros y el más largo recorre 8.5 kilómetros. Los precios oscilan entre 25 dólares para los tours de 5 kilómetros y 85 dólares para los tours personalizados.

Si disfrutas de salir a correr puede ser una excelente opción, pero tendrás que levantarte muy temprano, pues solo hay una salida al día y es a las 7 de la mañana (sábados y domingos a las 8).


  • Bike tours (recorridos en bicicleta)

Son recorridos que varían en nivel de dificultad (de muy básico hasta avanzado).  Cuestan entre 35 y 45 dólares y su duración es de 2 a 4 horas. Ofrecen diferentes zonas y temáticas, incluyendo un recorrido acerca de los gangsters,  tours nocturnos, entre otros. Existe un recorrido especial para los niños con duración de una hora y un costo de 20 dólares para los niños y 30 para los adultos. También hay algunas opciones de tours gastronómicos en los que se combina el recorrido de la ciudad con la degustación de la comida típica de la región (pizza, hotdogs, cerveza, etc.). Los precios de estos recorridos varían entre 60 y 90 dólares.

  • Segway tours

Son recorridos de dos a tres horas en los que cada participante se transporta por medio de un segway. Tienen recorridos por diversas zonas y con temáticas diferentes como la arquitectura, los gangsters y las puestas de sol. Su costo oscila entre los 60 y los 80 dólares. Existe también un recorrido de una hora de duración, cuyo costo al día de hoy es de 39 dólares. 


  • Bus tours (recorridos en autobus o autocar)

Te permiten conocer la ciudad desde la comodidad de un autobús con aire acondicionado o calefacción, en compañía de un guía. Existen de diversas temáticas como tours de gangsters, arquitectura, suburbios, barrios de Obama, películas, ir de compras a los outlets, entre otros.  Su duración es de 2 a 5 horas y el costo oscila entre 27 y 70 dólares.

También existe la posibilidad de contratar tours privados, pero esto es conveniente solo cuando se viaja con un grupo grande, pues el costo puede ser bastante elevado.

  • Boat tours (recorridos en barco)

¡Un clásico de Chicago! Desafortunadamente es un tour de temporada, por lo que no te será posible tomarlo si nos visitas en invierno. Generalmente operan de principios de abril a finales de octubre, con excepción del recorrido de lujo que opera todo el año.

Hay tres modalidades distintas:

·         Lanchas que van a alta velocidad por el lago: su duración es de 30 minutos a una hora y cuestan de 25 a 35 dólares. ¡Sin duda es la mejor forma de ver la línea de la ciudad!

·         Tour por el río: son parte de la oferta de la CAF por lo que su enfoque es la arquitectura. Son recorridos de una hora de duración y su costo aproximado es de 40 dólares. Salen barquitos cada media hora desde las 9 de la mañana hasta las 7:30 de la noche.

·         Tours con comida o cena: Es un lujoso paseo de dos  tres horas por el lago que incluye comida o cena estilo buffet, música jazz en vivo, pista de baile y otras tantas monerías. Su costo va de aproximadamente 70 dolares (comida) a 150 (cena) dependiendo del día de la semanao si hay espectáculo de fuegos artificiales. También hay un “Sunday Brunch” (que se puede definir como un desayuno con tintes de comida) cuyo costo es de 90 dólares. Cabe destacar que hay que reservar un dinerito adicional para pagar las bebidas ya que, con excepción de bebidas sin alcohol en el crucero de la cena, las bebidas no están incluidas.

  • Hop on Hop Off

En este tour adquieres un boleto que es válido por uno o tres días consecutivos a partir del día de la compra y puedes hacer uso ilimitado del servicio durante este tiempo.

 Es una excelente opción si visitas la ciudad en verano cuando el tiempo máximo de espera es de 10 a 15 minutos y hay recorridos hacia los barrios de la ciudad y un recorrido nocturno.  En temporada baja pierde un poco el atractivo, pues los autobuses pasan cada 30 minutos, no hay recorrido nocturno ni paseos a los barrios.

Hay dos compañías que los ofrecen:

- Chicago Trolley & Double Decker: (al día de hoy) oferta el tour por $45 dólares, es válido tres días y te ofrece además descuentos para algunas de las atracciones de la ciudad. Si compras tu boleto por internet con mínimo 24 horas de anticipación, recibes 10% de descuento (¡nota que tiene que ser un día antes!)

- Grayline: oferta el tour de un día por 30 dólares y el de dos días por $35  El concepto es el mismo que Chicago Trolley, si tienes solamente un día o dos para visitar la ciudad, esta puede ser tu mejor opción.


  • Helicopter tours (recorridos en helicóptero)

Esta opción cuesta alrededor de $200 dólares por persona por un recorrido de media hora. Los helicópteros salen del aeropuerto de Midway a partir del as 9 de la mañana y hasta las 12 de la noche.

Antes de comprar, asegúrate de revisar la página de Groupon, pues a menudo encuntras cupones para tomar el recorrido a mitad de precio, o dos personas por el precio de uno. Aquí te dejo un ejemplo de una promoción que hubo hace poco: http://www.groupon.com/deals/chicago-helicopter-express-1.

  • Balloon Tour (recorridos en globo)

Sí, también tienes la posibilidad de tomar un recorrido en globo aerostático. El recorrido dura al rededor de tres horas, puedes elegir ver el amanecer o el atardecer, y su costo es de $200 dólares por persona.  Obviamente, deberás encomendarte a todos los santos que conozcas para que el clima no arruine tus planes.


Pues éste es el resumen de las alternativas que tienes para conocer la ciudad con un guía a tu lado. Mi intención es simplemente darte la información general para que vayas planeando tus actividades y presupuestos para tu viaje. Ten presente que esta es la información vigente hasta octubre de 2013. ¡Felices viajes!

Bienvenidos a Chicago



¡Bienvenidos! Esta es una bitácora donde deseo compartirles mis experiencias en la ciudad más cautivadora de los Estados Unidos: ¡Chicago, IL! Obviamente, este último enunciado puede generar controversias, pero no estamos aquí para discutir preferencias personales. Simplemente me gustaría compartir mis conocimientos, anécdotas y experiencias con ustedes para hacer sus visitas y viajes a Chicago más interesantes, e incluso motivar a los escépticos a descubrir esta fantástica ciudad. 


La primera pregunta que puede venirles a la mente es quién soy yo y por qué podría interesarles el contenido de mi blog. Pues bien, he aquí:


Yo no soy originaria de Chicago; ni siquiera vivo propiamente en la ciudad. Soy 100% mexicana y desde hace un año vivo en un suburbio a unos 50 kilómetros al noroeste de la ciudad.  Contrario a lo habitual, yo no me transferí aquí en busca del sueño americano, ni porque ésta fuera la ciudad de mis sueños. En realidad, todavía unos días antes de llegar, lo único que sabía de Chicago era que tenía un lago inmenso, un río que pintaban de verde el día de San Patricio y que hace algunos añitos Al Capone andaba haciendo travesuras por aquí. 


Es posible que esta falta de información y expectativas haya contribuido en gran medida a que me haya sentido como en un cuento de hadas al abrir las puertas de Union Station y poner pie en la calle Jackson. James Hetfield añadía magia al momento tocando los acordes de Enter Sandman en mi oído. ¡Estaba fascinada! Pero admito que me parece improbable que haya habido hadas en la comarca, pues hay que estar demente para revolotear con microvestiditos y alas delgaditas en el clima de febrero loco. En realidad la atmósfera se sentía como en todas las grandes ciudades con grandes edificios que albergan oficinas corporativas, bancos, aseguradoras y donde la gente se mueve a paso acelerado para llegar a sus trabajos. Las tonalidades eran oscuras por los tonos de sus largos abrigos, y se apreciaba un contraste interesante contra el blanco grisáceo de la nieve. Seguí mi camino hacia esa jungla de acero y cristal que se presentaba frente a mí, y con cada paso que daba, con cada impresionante vestíbulo que dejaba atrás, con cada calle que cruzaba y me hacía sentir en la base de un elegante cañón urbano… me deje cautivar y me enamore perdidamente de la ciudad.


Y ese fue solo el comienzo, esos fueron mis primeros minutos en Chicago allá por febrero de 2010. Sin duda las experiencias y comentarios de una persona local podrán señalarte los mejores lugares para comer fuera de la zona turística, rincones mágicos y un centenar de otros datos útiles. Sin embargo hay algo de lo que ellos carecen: el sentido de novedad. Yo tengo casi un año viviendo aquí, pero antes de mudarme visité la ciudad en repetidas ocasiones ¿y saben una cosa? No ha dejado de sorprenderme ni un solo día. Algunas veces me asombro al descubrir un magnífico edificio, otras veces a algún personaje peculiar; y algunas otras se debe a trivialidades como descubrir que esas cajitas de exquisitos macarrones con queso (que hasta los más desentendidos en los menesteres culinarios podemos preparar) son originarias de esta ciudad.


¿Y por qué he decidido escribir este blog? ¡Basta leer el párrafo anterior! Hay demasiadas cosas para contar acerca de Chicago. Algunas las he descubierto por casualidad, otras en libros, otras en recorridos turísticos o culturales y otras por simple observación. Lo único certero es que ¡nunca faltarán temas para publicar!


Sin más preámbulo, les agradezco su visita a mi página y los invito a dejarse cautivar por esta fantástica ciudad.


Marcela Abrach